LA EMOCIÓN EFÍMERA DEL TWEET

  • El tweeter es una maravilla, hay que ver lo que nos permite y la rapidez con que nos enteramos de todo, pero podemos caer en el error de creer que con simplemente mandar un “tweet” estamos resolviendo los problemas que tenemos.

    El tweet es tan fugaz como su sonido, el de un pajarito y se olvida casi al instante de haberlo recibido, enseguida estamos listos para “escuchar“ el siguiente tweet y asi seguimos, sin parar, sin profundizar, sin analizar, sin proponer, sin resolver.

    Sigamos con el tweeter, es importante, pero más importante es ir más allá. El país lo necesita.

Acerca de InterConectados

Investigador y docente en el área de la movilización de conocimiento entre la universidad y la sociedad. Interacciones individuo-universidad-sociedad como sistema complejo.
Esta entrada fue publicada en Publicaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *