Díada autonomía-colaboración: elementos necesarios para el aprendizaje en línea y la conformación de equipos eficientes.

Los CAMEL son cursos masivos de aprendizaje en línea. En uno de estos cursos,  denominado Herramientas informáticas para la colaboración, de la Fundación InterConectados se   propone como ambiente de aprendizaje el siguiente:

el-apa

En este “ambiente”  encontramos tres “zonas” o áreas que funcionan como contenidos a aprender y luego como herramientas que el participante utilizará para aprender o en su ejercicio como estudiante, docente o investigador e incluso y más importante aún, como ciudadano que aprende y colabora en la solución de los problemas que le atañen como individuo y como miembro de una comunidad-

La primera zona, al lado derecho del esquema, corresponde a los espacios donde obtenemos información, que se constituyen en herramientas cotidianas de trabajo. La segunda: en el centro donde se plasman las herramientas para la organización de la información y la tercera nos muestra los espacios donde compartimos información.

Se espera que los participantes manejen diestramente estas herramientas para la búsqueda y organización de la información y también que utilicen de manera apropiada los espacios virtuales para el intercambio de información. De esta última aseveración se desprende que existen unos propósitos para usar cada uno de los espacios y ello es parte de los aprendizajes que se van consolidando durante el CAMEL e incluso después de culminarlo, pues el usuario va internalizando progresivamente las potencialidades y limitaciones comunicativas de cada uno de esos espacios.

Ahora bien: Este APA para que cumpla su cometido requiere del usuario. Es decir, las herramientas están allí disponibles en el ciberespacio para quien se aventure a explorarlas y utilizarlas y en este APA se las ha organizado para cumplir ciertos propósitos. Pero para que cobren sentido, en términos de los procesos de aprendizaje individual y en colaboración de cada participante, es necesario proponer las cualidades que debe aportar el aprendiz que se denominarán, a los fines del modelo, herramientas conductuales

En este orden de ideas proponemos la díada autonomía-colaboración aplicada al APA.

Si nos fijamos en las herramientas para la búsqueda y organización de la información, el participante  debe conocer cada una de las herramientas que se le proponen, por ejemplo google, pero una vez dentro de google, debe ser capaz de seleccionar la información pertinente a su propósito de búsqueda, es decir debe utilizar su propio juicio crítico para decidir qué información utilizar y cuál desechar. En otras palabras está ejerciendo su autonomía. En el ejercicio de la autonomía se inscribe el primer tipo de herramientas conductuales.

¿En qué consiste la autonomía, en este contexto de aprendizaje y colaboración?

Candy (1991) realizó una revisión exhaustiva del concepto de autonomía en relación con el aprendizaje para toda la vida., asignándole dos significados.

  1. La disposición a pensar y actuar de forma independiente (autodeterminación).
  2. La inclinación a ejercer control sobre los esfuerzos por aprender  (autodirección).

En nuestro caso se despliegan ambos significados, la autodeterminación al ejercer el propio juicio para tomar  las decisiones con respecto a la información a utilizar o cómo organizarla y la autodirección en la constancia y esfuerzo para lograr el aprendizaje que nos proponemos.

Uno de los aspectos que se enfatiza en el CAMEL Herramientas informáticas para la colaboración, es el reconocimiento de lo que sé o manejo con destreza y lo que ignoro o no manejo. En el aspecto de la búsqueda de la información, los esfuerzos deben dirigirse a nuestras ignorancias, quiénes saben acerca de lo que no sé. Este es un ejercicio de autoconocimiento, autocrítica y  autonomía.

Los conceptos de autonomía y estudio independiente han tenido gran relevancia en el devenir histórico de la educación a distancia. Al respecto, Alfonzo (2011) reseñó que se les ha dado distintos énfasis,  partiendo de una atención expresa al estudiante individual (Holmberg) o de la provisión de herramientas para el fomento de su autonomía (Delling), pasando por el énfasis en la interacción con el asesor (Wedemeyer) hasta  la atención de aspectos intrínsecos del aprendiz y contextuales: distancia transaccional, Moore; el aprendizaje autodirigido, Bermúdez y el concepto de control, introducido por Garrison que se basa en la independencia, la competencia (factores intrínsecos) y el apoyo (contextual): Aunque estos desarrollos teóricos son anteriores al auge de las TIC de la década de los 90 del siglo pasado, el concepto de autonomía sigue siendo clave en la formación del ciudadano del Siglo XXI, de acuerdo con la UNESCO (1998).

En el contexto de los CAMEL, el ambiente de aprendizaje (APA) se fundamenta en el ejercicio de la autonomía de los participantes para aprender a utilizar por sí mismos las distintas herramientas de búsqueda y organización de la información. En este orden, se procura la menor participación del facilitador del CAMEL, de modo que cada participante explore y experimente con cada una de las herramientas que se le proponen. No obstante, se anima a los participantes a que compartan sus experiencias con sus pares (compañeros en la experiencia formativa). Ello va promoviendo la generación de conductas colaborativas que el segundo elemento actitudinal que se requiere para que el ambiente de aprendizaje tenga éxito. A estas herramientas conductuales dirigiremos ahora nuestra atención

En los ambientes de educación a distancia (virtuales o no) a partir de la década de los noventa del siglo pasado, con el auge de las TIC, se ha venido promoviendo la colaboración entre pares con propósitos formativos. El concepto de colaboración en los procesos formativos se basa en los aportes de Lev Vitgosky y su teoría del aprendizaje sociocultural.

Así como para los procesos de búsqueda y organización de la información son necesarios herramientas conductuales a la autonomía, para la conformación de equipos, hacer eficiente su actuación y compartir e intercambiar información se requieren herramientas conductuales asociadas a la colaboración.

En la experiencia de los CAMEL se propone la conformación de equipos eficientes para la solución de problemas de las comunidades. El ingrediente necesario para la conformación de estos equipos es la colaboración. Vaughan y Garrison (2005) señalan la colaboración como elemento necesario en la conformación de comunidades de aprendizaje, orientadas a la investigación.  Alfonzo (2011) reporta la importancia que le asignan profesores y estudiantes universitarios a la interacción entre pares con miras a aprender, así como su vinculación con la teoría del aprendizaje significativo. Asimismo, señala como ventajas de la colaboración la promoción de un mayor compromiso y dedicación al estudio, así como una mejor comprensión de los contenidos.

Aunque en la literatura se valora positivamente la colaboración, se encuentra en la práctica muchas barreras para que se se den conductas colaborativas. En ello influyen factores culturales e idiosincráticos. En nuestro medio académico, no es común el reconocimiento de nuestras ignorancias y es común la verticalidad en las comunicaciones, por ello no es fácil promover actitudes horizontales y empáticas entre los miembros del equipo.

Por otra parte, en el trabajo de los equipos de los CAMEL se observa  que se presenta la zona de desarrollo próximo, propuesta por Vigotsky, ya que se da el caso que alguno de los integrantes tiene en un momento dado, mayor conocimiento o destrezas que sus compañeros de equipo y en ese momento, él ejerce el liderazgo y proporciona andamiaje a sus pares. No obstante, puede darse la situación que más adelante otro compañero asuma el liderazgo, ante una situación distinta. Como se observa, los roles de par más o menos avanzado cambian de acuerdo con la situación.

Es necesario indicar, que en las situaciones de zona de desarrollo próximo, se benefician tanto el miembro más avanzado como los menos. El par más avanzado, de acuerdo con la teoría de flexibilidad cognitiva de Spiro, Feltovich, Jacobson y Coulson (2007), reorganiza su conocimiento para lograr que sus compañeros logren el aprendizaje y en esta reorganización él adquiere una mejor comprensión del tópico.

Es importante también señalar que el modelo del APA que se propone, está en construcción, tanto en lo relativo a las herramientas informáticas propuestas, para probar su efectividad en los propósitos de aprendizaje individual y colaborativo, como en las herramientas conductuales. Cada vez que se dicta un CAMEL ocurre un momento propicio de investigación “en el campo” que permite  profundizar en la propuesta y mejorarla, con aportes desde el plano indivual y colectivo de quienes viven la experiencia formativa.

Presentamos a continuación cómo visualizamos, en este momento  el APA incorporando la diada de herramientas conductuales: Autonomía –Colaboración

apa-2

Para las personas interesadas compartimos algunas referencias.

Referencias

  • Alfonzo, A. (2011) . Caracterización de algunas dimensiones de la interacción didáctica en la modalidad de educación a distancia. Caso Universidad Nacional Abierta. Tesis doctoral. UNED España. http://biblo.una.edu.ve/docu.7/bases/marc/texto/d6861.pdf
  • Alfonzo, A. (2009) Aprendices autónomos y estratégicos ideales formativos en la educación a distancia. En: Educación a distancia en la Universidad Nacional Abierta de Venezuela Caracas: Universidad Nacional Abierta: Ediciones del Rectorado: Tomo I, pp: 575-592. http://biblo.una.edu.ve/docu.7/bases/marc/texto/d6861.pdf
  • Candy, P. (1991) Selfdirection for lifelong learning. San Francisco: Jossey-Bass Publishers.
  • Spiro, R.; Feltovich, P; Jacobson, M. y Coluson, R. (s.f.) Cognitive flexibility, Constructivism and Hypertext: Random Access for advanced knowledge acquisition in III-structured domains.
  • http://phoenix.sce.fct.unl.pt/simposio/Rand_Spiro.htm
Be Sociable, Share!

Acerca de wpinterconectados

Investigador y docente en el área de la movilización de conocimiento entre la universidad y la sociedad. Interacciones individuo-universidad-sociedad como sistema complejo.
Esta entrada fue publicada en general. Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a Díada autonomía-colaboración: elementos necesarios para el aprendizaje en línea y la conformación de equipos eficientes.

  1. Maria Bermudez dijo:

    !Felicitaciones, profesor! Muy didáctica su presentación gráfica y escrita. En esta última usted señala un aspecto que considero muy importante (cito): …”se procura la menor participación del facilitador del CAMEL, de modo que cada participante explore y experimente con cada una de las herramientas que se le proponen. No obstante, se anima a los participantes a que compartan sus experiencias con sus pares (compañeros en la experiencia formativa).” Al respecto, estoy totalmente de acuerdo con dicho planteamiento; sin embargo, considero que, además de “animar”, habría que promover (si no se está haciendo ya) algunas actividades concretas dentro del contexto del curso para inducir y facilitar esta “práctica”.
    Saludos cordiales.

  2. wpinterconectados dijo:

    El autor de la nota es el profesor Antonio Alfonzo, jubilado de la UNA, y miembro del equipo de investigación de la Fundación InterConectados. Dejaremos a él la respuesta específica a cualquier tema que pueda surgir en los comentarios.

  3. Saludos
    El material es muy completo, con un discurso de fácil comprensión y aportes significativos en la conformación de los equipos de trabajo bajo la visión de CAMEL y de alto desempeño

  4. Rosa Amaro de Chacin dijo:

    CAMEL 2 , ha significado desde mi ignorancia, el aprendizaje de ciertas herramientas tecnológicas que son subutilizadas en el ambiente universitario de aprendizaje en línea -o tal vez no utilizadas- posiblemente por el desconocimiento de sus potencialidades.
    Tengo la convicción, que el aprendizaje en el contexto universitario virtual, requiere de una serie de competencias digitales para operativizar las características que el estudiante (y el profesor, claro) ha de exhibir en el rol que le compete.
    Entre estas características, resaltamos el aprendizaje socioconstructivo, colaborativo, conectado con la realidad y autorregulado, rasgos que sin duda fueron evidenciadas en la experiencia desarrollada en este CAME, magistralmente moderado.
    Se promovió el aprendizaje socioconstructivo y colaborativo al plantearse la necesidad de un producto compartido colaborativamente ; conectado con la realidad (aunque algunas veces me “perdí” en “Puebloperdido”) y necesariamente autorregulado, porque la producción colectiva se dificulta si no ocurre necesariamente un procesamiento individual cuyos tiempos hay que respetar por aquello de las diferencias individuales (sobre todo en el estudiante universitario, rol que disfruté en esta experiencia).
    Sin embargo, entre otras barreras que obstaculizan el trabajo colaborativo (como expresión coherente con el paradigma socioconstructivo), posiblemente las escasas competencias del teleformador para desarrollar su acción facilitativa con el apoyo de las herramientas tecnológicas y didácticamente funcionales sea de las más importantes. Definitivamente, es imperativo abordar esta debilidad en el contexto de la formación y la actualización del docente en esta modalidad. Por ello seré promotora del Camel 3.

  5. Buenos días. El artículo presenta una interesante propuesta para el uso de las herramientas comunicacionales virtuales en miras a resolver un determinado problema de manera colaborativa.
    Asumiendo que el modelo propuesto es el utilizado en el desarrollo del Camel que actualmente (Enero 2017) estamos concluyendo, podemos distinguir las etapas de la forma siguiente:
    1) Uso de las herramientas comunicacionales para dar respuesta a una inquietud individual. Los resultados (así como el proceso) deben ser presentados al grupo. Las herramientas se van utilizando en actividades como presentarse, y presentar los resultados del proceso investigativo
    2) Uso de las herramientas previas en la solución de un problema de la comunidad, también con los resultados a compartir.
    3) Aplicación de conductas colaborativas como herramientas de apoyo frente a todas las dificultades/necesidades del Camel.
    El modelo aplicado evidenció aspectos como los siguientes:
    1) Inquietud y desorientación en la primera fase, debido al estado inicial de desconocimiento de las herramientas. Necesidad de aplicar las conductas colaborativas.
    2) Dominio parcial de las herramientas, e incorporación de las mismas a la presentación individual. Falta de interacción grupal.
    3) Solución grupal influida por las lagunas presentes en la primera fase. Logro adecuado de conductas colaborativas a fin de dar solución a los requerimientos.

    En vista de los resultados obtenidos, pienso que la estrategia utilizada presenta dificultades en su implementación. El dominio de las herramientas debería haber sido una primera solución de orden colaborativo. El grupo debe estar (desde el principio) orientado a que su primera decisión grupal, contando con un mínimo comunicacional como el correo, sea priorizar las herramientas y estructurar los mecanismos colaborativos de aprendizaje. Esto resolvería el problema de las herramientas, mejoraría el uso del tiempo, y plantaría de entrada las conductas colaborativas como solución de problemas.
    En segundo lugar, debería establecerse un mecanismo para que el grupo, de una u otra manera (por ejemplo, cada tres participantes den realimentación a cinco trabajos distintos. Por supuesto, estas cifras pueden cambiar), el grupo opine sobre los resultados de cada individuo. Esto integraría la actividad individual a las herramientas colaborativas.
    Logradas esas dos fases, debe ser más productivo, más colaborativo y más transparente el logro de las metas del Camel.
    Dr. Miguel Humberto Hurtado.

  6. Tito Martínez dijo:

    Realmente el aprendizaje en línea es un elemento básico necesario para la conformación de equipos colaborativos eficientes para la investigación, donde la autonomía es fundamental.

    La propuesta del uso de las herramientas comunicacionales virtuales para resolver un determinado problema de manera colaborativa es interesante, muy importante, y de primordial utilidad en esta era de la comunicación.

    Luego de estar a punto de finalizar el 2do CAMEL sobre Herramientas Informáticas para la colaboración debo confesar que al principio del curso fue muy difícil para mí, con respecto al proceso de adaptación, por estar acostumbrado al sistema educativo tradicional, a la exploración y experimentación de las diferentes herramientas informaticas, para luego compartir mis experiencias con mis compañeros de grupo, pero a medida que fui realizando cada una de las actividades fui adaptándome a esta metodología, más aún, gracias a él se han venido a mi mente un sinfín de ideas para implementarlas en miras de mejorar en mi trabajo cotidiano como Coordinador de las actividades de Servicio Comunitario del Núcleo Carora de mi Universidad, La UNEXPO, y para qué a nuestros estudiantes se les facilite su prestación de servicio a las comunidades.

    El aprendizaje y la utilización de estas herramientas tecnológicas en línea en el ambiente universitario son fundamentales por sus grandes potencialidades, pero la producción colectiva se dificulta y puede dar pie a conflictos si no ocurre el necesariamente proceso individual de deslastrarnos de los antiguos paradigmas negativos, de creer que lo sabemos todo y que no necesitamos la ayuda de los demás, hay que partir de la humildad, de respetar las diferencias individuales, los conocimientos y experiencias del grupo para que el proceso colaborativo se pueda llevar de la mejor manera, como nos lo ha hecho saber el Dr. Ordoñez en varias oportunidades, hay que partir del reconocimiento de nuestra ignorancia.

    Después de vencer todas las dificultades de este proceso de aprendizaje, de adaptación a las nuevas tecnologías y metodologías, lo positivo y más importante es que pudimos participar, consensuar y aportar ideas para poder lograr un trabajo colaborativo que espero pueda al menos cumplir con algunas de las expectativas de nuestro moderador y pueda ser de alguna utilidad.

  7. Angela Daboin dijo:

    El ambiente de aprendizaje (APA) planteado en el CAMEL, propicia realmente el aprendizaje en línea, así como la divulgación de información de los participantes, ya que los orienta sobre cuáles son las herramientas informáticas que debe abordar y aprender a manejar para las tareas asignadas, así como el desarrollo de competencias necesarias para las discusiones una vez conformados los equipos colaborativos. Con respecto a la díada autonomía-colaboración, como bien lo describe el autor de esta nota, dependerá de la disposición y esfuerzo aplicados por el participante, pues el sólo manejo de las herramienta no es suficiente, se requiere de una disposición y creación de una cultura colaborativa, además de superar la barrera de expresar y reconocer las ignorancias y aceptar críticas u opiniones para llegar a un consenso en los grupos que trabajan en colaboración.

  8. Eleodina Yépez dijo:

    Saludos:
    Ante todo quiero agradecer a la fundación Interconectados en especial al Dr. Luis Ordóñez V. por permitirme esta experiencia que sin duda deja conocimientos y reflexiones en el quehacer educativo en estos tiempos de cambios, en que el aprender y enseñar ya no son los mismos de cuando aprendí. Sin embargo pienso que en todo proceso de adquisición de saberes es necesario (cuando éste es solicitado de manera autónoma) reforzar, orientar, guiar….Aún hay mucho temor cuando se trata de cursos en linea, las expectativas son muchas. Es necesario tomar en cuenta todas las teorías de aprendizaje cuando se trata de diseñar cursos.
    Este fenómeno llamado Internet forma una red lógica única de alcance mundial, dónde en la Web se consigue muchos servicios (no todos de calidad) de allí que se hace necesario contar con servicios y personas que respondan a esta demanda.
    Ahora bien, quiero resaltar que aunque conocía yahoo como herramienta comunicativa no había explorado su uso y beneficio, aunque en particular prefiero gmail (esto es cuestión de adaptabilidad) o de seguir explorando otras…Me concentré más en el grupo de facebook tal vez porque de alguna manera puedo ver la imagen de los compañero cuando interactúa (aunque tiene sus desventaja en otros aspectos).
    Sin duda alguna el aprendizaje se da de manera colaborativa, el aporte que nuestros pares propicia alimento para el conocimiento.
    Cuando aceptamos nuestra ignorancia estamos ganado riqueza espiritual y cognitiva.
    Nuevamente agradecida por encontrar personas que construyan y aporten en intentar construir un mundo mejor 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *